Ut sodales nunc eu
23 de octubre de 2019
Safari en Kenia
10 de septiembre de 2021
 

Recorrido por Turquía


Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do

Estambul, Cappadocia, Esmirna, Pamukkale

 
2020 no será recordado como uno de los años más viajeros, pero aun así encontramos el destino perfecto y sobre todo seguro: Turquía.

Estambul fue nuestra primera parada y nuestra zona elegida Sultanhamed. Me sorprendió el estilo de las casitas y los colores alegres, era algo que no me esperaba de Turquía, me parecía estar en las calles de Nueva Orleans. Los hotelitos son pequeños pero muy cómodos y lo mejor es que se encuentra al lado de las dos mezquitas más importantes, La mezquita Azul y Santa Sofía. Es importante llevarse tapones para los oídos si tienes el sueño ligero ya que los rezos se escuchan por toda la ciudad, pero en esta zona mucho más fuerte.

La mezquita azul me pareció preciosa, a pesar de estar en obras, destacan las impresionantes lámparas, los frescos de las inmensas paredes y las alfombras. Es importante llevar siempre un pañuelo para taparte la cabeza y los hombros y otro si llevas pantalón o falda corta, aunque te recomiendo que vayas siempre con algo largo y ligero para estar más cómodo. También hay que tener en cuenta que debes dejar tu calzado en la entrada y si eres un poco escrupuloso deberías llevar unos calcetines para no andar descalzo del todo por la moqueta.

 
A parte de las mezquitas de visita obligatoria, preciosas todas y cada una de ellas, visitamos otros lugares que consideramos de visita imprescindible:

El Palacio de Topkapi es una maravilla arquitectónica, con recreaciones de escenas clásicas a tamaño real en sus habitáculos, con unas vistas impresionantes y con pequeños museos en su recorrido.

La Cisterna basílica se utilizaba como reserva de agua para la ciudad en el subterráneo de la basílica, el espectáculo visual del agua entre las columnas con una iluminación nadiral es todo un espectáculo, además en su interior cuenta con alguna que otra curiosidad envuelta en leyendas mitológicas.

El Gran Bazar era todo lo que esperábamos, aunque dada la época en la que fuimos no había mucho bullicio y pudimos recorrerlo más rápido de lo normal. Es importante definir un presupuesto y calcular siempre un poco menos de la mitad de lo que te piden por cada artículo para empezar a negociar. Visitar todas las tiendas y callecitas que bordean el Gran bazar es parte de la experiencia y alucinar con las tiendas de vestidos novia y de fiesta.

El mercado de las especias también es una visita obligatoria tanto para comprarlas como para apreciar su arquitectura y belleza.

 
Nuestro siguiente destino fue Capadocia, a hora y media en avión desde Estambul.

Goreme fue el lugar escogido ya que es el mítico valle desde donde salen los globos aerostáticos. He de decir que ha sido una de las cosas más bonitas que he visto y vivido en mi vida, no solo por el espectáculo de volar en globo sino por la belleza del valle que parece salido de un cuento de hadas. Hay que tener en cuenta que mínimo necesitas dos días, uno para levantarte a las 4 de la mañana y volar en el globo y otro para levantarte antes del amanecer para poder verlos cruzar el cielo desde las terrazas de los hotelitos.

Nosotros también visitamos el Museo al aire de Goreme donde podrás ver los restos de iglesias católicas de los Siglos X, XI y XII que se creaban dentro de las formaciones rocosas y que están prácticamente intactas pudiendo apreciar perfectamente pasajes de la biblia pintados sobre sus paredes.

 
Desde Capadocia viajamos a Esmirna, la llamada perla del Egeo, donde pudimos disfrutar de una ciudad mucho más europea y moderna repleta de zonas de ocio cuyo atractivo principal es la Torre del Reloj.

Por último, viajamos hasta Pamukale, que significa Castillo de Algodón ya que literalmente eso es lo que parece. Pamukale es una formación rocosa provocada por los movimientos tectónicos que también ocasionaron la creación de fuentes de aguas termales y que cobraron ese aspecto debido a su alto contenido en minerales. Un espectáculo de la naturaleza en la que es muy importante llevar gafas de sol debido a su claridad. En su recorrido podrás visitar también La piscina de Cleopatra, una piscina termal a 37º en la que nadar entre columnas y restos de lo que rodeaba a la terma en la antigüedad y que cayó dentro tras un terremoto.

Además, también puedes visitar la Hierápolis y ver los restos de la antigua ciudad griega.

Desde Pamukale volvimos de nuevo a Estambul para hacer las últimas compras y cenar en el ático del restaurante con las vistas más bonitas, La Luna, para nosotros la mejor despedida de este maravilloso viaje.

 

COVID: En todos los lugares que fuimos tenían especial cuidado con la higienización y el uso de mascarillas, por lo que no sentimos miedo en ningún momento.